¿Debe mi perfil de redes sociales ser público o privado?

15 julio 2013 at 18:30 pm

¿Debe mi perfil de redes sociales ser público o privado?

Una de las cuestiones más debatidas y a menudo tomadas como verdad de facto, es la disponibilidad de un perfil dentro de un red social. Hoy quiero tratar este tema sin la ligereza de quienes expresan que un perfil privado en una red social no tiene razón de ser y lo encierran todo bajo la falacia “ad hoc” de “El que nada debe, nada teme” bajo la cual incluso personas que no debían nada han muerto.

Pero no quiero ser fatalista (para eso ya tenemos mucha gente allá afuera), simplemente mi deseo es ayudar a que se entienda la idea. Ahora, antes de empezar, quiero dejar algo bien claro. Una interacción social se da en el momento en el que existen cuando menos dos elementos sociales interactuando entre sí. Eso significa que el concepto de público general no debe ser la norma para definir que es social o que no lo es.

Dicho de otra forma, no existe una regla escrita que te obligue a mantener un perfil totalmente abierto, aunque algunos servicios han intentado obligar a sus usuarios a que esto sea así, típicamente por interés económico, disfrazado claro está de falsa preocupación por la calidad del servicio.

Quiero recordar también que cuando nos inscribimos a un servicio, nos convertimos en consumidores (clientes) del servicio, por lo que tampoco vale esa mentira condescendiente del “Si no te gusta, cancela tu cuenta y márchate” tan típica en las vociferaciones de cuando iluminado suelto hay por ahí.

Entonces ¿Cuándo debe ser un perfil privado?

La respuesta más simple y obvia es que depende de cada quien, pero como sé que eso no satisface muchas veces a la gente, estás son algunas razones por las que de manera muy personal sugiero que el perfil se vuelva privado.

  1. Cuando se sufre acoso, especialmente cuando la integridad corre peligro
  2. Cuando a pesar de las advertencias, nos la pasamos publicando información muy sensible.
  3. Cuando quieres mantener la comunicación en tus redes sociales a un nivel muy personal e intimo.
  4. Cuando se te pegue la gana.

¿Cuándo NO debe ser un perfil privado?

La respuesta es muy simple y evita muchos dolores de cabeza.

  1. Cuando cometiste un error y quieres “corregirlo”, por lo general terminas sufriendo el efecto Streisand
  2. Cuando quieres ganar fama en las redes sociales, pues necesitas que todos te lean.
  3. Cuando manejas un perfil empresarial.
  4. Cuando manejas un perfil profesional
  5. Cuando se te pega la gana

Y no, no lo estoy tomando a la ligera, aunque lo parezca.

¿Qué pasa si alguno de tus contactos se ofende (porque ha sucedido) al ver que ahora tu cuenta es privada? Realmente no pasa nada malo, sólo te dejo de seguir alguien que no aprecia que seas libre de cambiar tu perfil cuando tu quieras.

¿Qué pasa si te critican por convertir tu perfil en privado? Mientras eso no afecte la órbita gravitacional del planeta, realmente nada.

¿Qué pasa si un ultraexperto especialista inmaculado y de pies ligeros del Social Media te dice que haces mal al poner tu perfil en privado? Pues nada, tampoco pasa nada.